*

X

Adele Edwards, la mujer que no puede dejar de comer sofás

Por: pijamasurf - 04/11/2011

Tan sólo el año pasado Adele Ewards comió 7 sofás y dos sillas; padece una raro desorden alimenticio llamado Pica, y su vida podría peligrar sino deja de sucumbir a la tentación de comer gomaespuma

Adele Edwards, una mujer de 31 años, habitante de Brandenton, Florida, lleva poco más de 20 años comiendo la espuma interior de los sofás. Según el diario Daily Mail, Adele comió 7 sofás el año pasado y 2 sillas (por lo cual tal vez no sea buena idea ir al baño o dejar desastendido si Adele está en tu sala). Más allá de lo raro y hasta divertido del asunto, la adicción de Adele es bastante gave y podría estar poniendo en juego su vida.

La Sra Edwards, madre de 5 hijos, padece un desorden llamado Pica que es más común entre mujeres embarazadas y niños y la cual hace que una persona que carece de ciertos nutrientes desarrolle apetito por  sustancias no nutrientes, como el gis, las monedas, las baterías o la tierra.

Todo empezó cuando tenía 10 años de edad y su primo le dijo que comieran el relleno de un cojín por pura diversion. “Tenía 10. Me gusto el sabor, me gusto la forma en la se sentía dentro de mi boca”. Ese día marcó su destino y la llevó una relación de 20 años con la gomaespuma que compone a la mayoría de los sofas.

Actualmente Adele consume 15 veces al día sofá y come el equivalente a tres almohadas a la semana.  No lo hace, sin embargo, frente a su familia, y su prometido intenta limitar la cantidad que consume.

Los doctores le han advertido que si sigue así podría tener consecuencias fatales, ya que podría desarrollar un bloqueo estomacal y sus intestinos podrían llegar a explotar.  Incluso Adele ya tuvo que ser internada por un bloqueo, que por suerte no llegó a mayores. Pese a esto no puede dejar de comer esta gomaespuma, acaso es demasiado deliciosa, una forma sintética de Venus.

Mike Parsons surfea una de las olas más grandes del mundo (VIDEO)

Por: pijamasurf - 04/11/2011

Como parte del imperdible documental "Billabong Odyssey", Mike Parsons se desliza por una de las olas más grandes jamás capturadas en cámara, en un momento épico

Como parte del clásico doumental de surf, "Billabong Odyssey", Mike Parsons se desliza por esa monstruosa ola de más de 20 metros,  coqueteando a la vez con la muerte y con la eternidad. La fuerza pura del mar y la velocidad, la excitación y el más delicado equilibrio se conjugan.

El documental de Billabong se propuso seguir a los mejores "big wave surfers" por más de un año a distintas partes del mundo en la épica  búsqueda de la ola surfeable más grande del mundo. Parsons recibió 60 mil dólares por surfear ola, en su momento la más grande de la historia documentada (66 pies). El mismo Parsons rompió su récord en el 2008 surfeando una ola de  más de 70 pies.

Descarga el documental "Billabong Odyssey"