*

X

Adele Edwards, la mujer que no puede dejar de comer sofás

Por: pijamasurf - 04/11/2011

Tan sólo el año pasado Adele Ewards comió 7 sofás y dos sillas; padece una raro desorden alimenticio llamado Pica, y su vida podría peligrar sino deja de sucumbir a la tentación de comer gomaespuma

Adele Edwards, una mujer de 31 años, habitante de Brandenton, Florida, lleva poco más de 20 años comiendo la espuma interior de los sofás. Según el diario Daily Mail, Adele comió 7 sofás el año pasado y 2 sillas (por lo cual tal vez no sea buena idea ir al baño o dejar desastendido si Adele está en tu sala). Más allá de lo raro y hasta divertido del asunto, la adicción de Adele es bastante gave y podría estar poniendo en juego su vida.

La Sra Edwards, madre de 5 hijos, padece un desorden llamado Pica que es más común entre mujeres embarazadas y niños y la cual hace que una persona que carece de ciertos nutrientes desarrolle apetito por  sustancias no nutrientes, como el gis, las monedas, las baterías o la tierra.

Todo empezó cuando tenía 10 años de edad y su primo le dijo que comieran el relleno de un cojín por pura diversion. “Tenía 10. Me gusto el sabor, me gusto la forma en la se sentía dentro de mi boca”. Ese día marcó su destino y la llevó una relación de 20 años con la gomaespuma que compone a la mayoría de los sofas.

Actualmente Adele consume 15 veces al día sofá y come el equivalente a tres almohadas a la semana.  No lo hace, sin embargo, frente a su familia, y su prometido intenta limitar la cantidad que consume.

Los doctores le han advertido que si sigue así podría tener consecuencias fatales, ya que podría desarrollar un bloqueo estomacal y sus intestinos podrían llegar a explotar.  Incluso Adele ya tuvo que ser internada por un bloqueo, que por suerte no llegó a mayores. Pese a esto no puede dejar de comer esta gomaespuma, acaso es demasiado deliciosa, una forma sintética de Venus.

Aparentemente hallan dos clavos utilizados en la crucifixión de Jesús

Por: pijamasurf - 04/11/2011

Dos de los clavos que fueron utilizados para crucificar a Jesucristo hace poco más de dos mil años; el hallazgo es parte de la investigación para el documental 'The Nails of the Cross' by Simcha Jacobovici.

A lo largo de más de tres años realizando labores e investigación para su película 'The Nails of the Cross', Simcha Jacobovici ha recopilado una enorme cantidad de información sobre la crucifixión de Jesucristo. Entre la información recabada de encuentras múltiples hechos históricos pero también, muchas de las afirmaciones resultantes, implican una buena dosis de imaginación y fe. Pero sin duda la aseveración más espectacular es la que Jacobovici encontró dos de los clavos que fueron utilizados para crucificar a Jesús.

A lo largo de la historia varias reliquias antiguas, incluyendo también clavos, han sido vinculados al histórico momento de la crucifixión. Sin embargo, la mayoría de ellas han probado estar erróneamente ligadas a ese evento y han sido tajantemente descalificadas por los historiadores (lo mismo que este último caso). Pero Jacobovici, quien ya había generado polémica con una película anterior asegurando haber descubierto la tumba perdida de Jesús, afirma que este caso es distinto debido al contexto histórico y arqueológico del descubrimiento: "Lo que estamos trayendo al mundo es el mejor argumento arqueológico en torno al hallazgo de dos de los clavos utilizados en la crucifixión de Jesús. Pero a pesar de su convicción sobre estas reliquias supuestamente halladas en Israel, el cineasta también es cauto pues agrega "Qué si estoy 100% seguro de que en realidad son estos los clavos? No".