*

X

Pica, la enfermedad que te impulsa a ingerir sustancias no comestibles

Por: pijamasurf - 03/31/2011

¿Alguna vez has experimentado un irrefrenable deseo por comer tierra, metal, ceniza, papel, madera o incluso un cepillo dental? En caso de responder afirmativamente probablemente padeces de una extraña enfermedad llamada pica.

Sin duda uno de los desórdenes alimenticios más extravagantes que conocemos es la pica. Así se le llama a una extraña enfermedad que te genera un ineludible impulso por ingerir sustancias no comestibles. Artículos de metal, papel, tierra, madera, o incluso heces fecales, son solo algunas de las muestras de lo que aquellos que padecen este desorden pueden terminar ingiriendo. pero para que esta peculiar actividad califique como pica, es necesario que el deseo (y su posterior satisfacción) se presente sistemáticamente, casi de manera obsesiva, por un periodo más o menos largo (mayor a un mes) y que la persona en cuestión haya superado aquella edad en la que todos comimos algunos platillos inusuales.

El termino pica proviene del latin magpie un tipo de ave famoso por aliemntarse con prácticamente cualquier cosa. Esta enfermedad se presenta con mucho más regularidad en mujeres, sobretodo durante el embarazo, y en niños.Y a pesar de que tiene un toque evidentemente caricaturesco lo cierto es que también implica ciertos peligros pues se han registrado casos de envenenamiento, intoxicación, heridas estomacales, y obstrucción gastrointestinal, pues el sistema digestivo recibe cuerpos extraños e insolubles. Entre las causas propuestas por los investigadores como origen de esta enfermedad se contempla la posible relación con la deficiencia de algunos minerales, así como un componente psicológico (tal vez provocado por un comportamiento anormal en el sistema endocrino) que se manifiesta a través de un desorden obsesivo-compulsivo.

Más información:

Las conexiones nueronales del cerebro animal y los filamentos que forman los cúmulos de galaxias tienen un asombroso parecido que nos hace pensar que el universo es un enorme cerebro diseñado para tomar consciencia de sí mismo y procesar información

Esta ilustrativa comparación entre la conectividad neuronal de un ratón y un cúmulo de galaxias, nos hace ahondar en la profunda intuición de que existe una correspondencia formal entre todas las cosas del universo, una fractalidad cósmica, que hace honor a la máxima hermética: "como es arriba, es abajo". También nos  hace explorar la posibildiad, por el mero encanto de las formas y la sublimación de los espejos, de que el universo en sí mismo sea un ser consciente y que su marcoestructura sea similar a la microestructura de un cerebro (diseñado para procesar información). Quizás el princicpio fundamental del universo, antes que la energía o la materia, es la información, y esta misma información se manifiesta, se representa de forma en la que pueda ser transmitida en todo el sistema de la forma más eficiente, posiblemente en todas partes al mismo tiempo, a la velocidad de la luz  (a la cual el tiempo deja de pasar).

Nuestras nueronas son estrellas; nuestra sinapsis es una galaxia; nuestro cerebro es el universo.

Sobre esta azogada (y mística) semejanza entre la red neuronal y la red galáctica, Jay Alfred escribió:

Las galaxias visibles en el universo no están aisladas ni desconectadas, sino están entretejidas por una estructura o red de filamentos que es la materia oscura que sirve como andamiaje del universo. Esta estructura en forma de red es una carcterística tanto de la materia oscura como del plasma magnético. La apariencia de esta red tiene un asombroso parecido con una disección del cerebro (ver imagen al principio de la entrada y hacer zoom).

Pero no sólo es la morfología (aspectos estructurales) de la estructura del universo a grandes escalas la que es similar al cerebro humano, sino también la fisiología (las funciones). Estos filamentos transportan corrientes de partículas cargadas (iones) a lo largo de grandes distancias que generan campos magnéticos, al igual que una fibra nerviosa. Y forman circuitos, al igual que los circuitos neuronales en el cerebro.

El alto grado de conectividad es lo que distingue al cerebro de una computadora ordinaria. La conectividad también es notable en la red cósmica. Las galaxias se forman cuando estos filamentos se cruzan entre sí. Un cúmulo (nexus) de filamentos provee la conectividad para transferir no sólo energía sino información de un núcleo galáctico a otro.

[Earth's Brain Akashic Records]

Twitter del autor: @alepholo