*

X

¿Emergieron los restos de la Atlántida a través de Google Ocean?

Por: pijamasurf - 02/08/2011

Utilizando Google Ocean se detectó en 2009 una estructura submarina que podría corresponder a la lúcida ciudad perdida conocida como La Atlántida; hasta hora no se tiene confirmación al respecto, pero sí múltiples interrogantes.

La mítica ciudad perdida conocida como la Atlántida, inmortalizada a partir de los Diálogos de Platón ("Timeo" y "Critias"), ha sido motivo de exhaustivos estudios y múltiples exploraciones que se han dado a la tarea no solo de confirmar su existencia, sino de definir su ubicación exacta. De acuerdo con el iniciado y gran filósofo griego, la Atlántida fue una lúcida potencia en algún momento de la historia humana, ubicada "frente a las Columnas de Heracles" (posiblemente el estrecho de Gibraltar) y que eventualmente desapareció sumergiéndose en el mar. Según algunas teorías, esto podría haber ocurrido durante el año 9,000 A.C. Dentro de las causas probables la versión histórica atribuye la caída de la Atlántida a un frustrado intento de conquistar Atenas, mientras que las versiones "menos ortodoxas" apuntan a una desvirtuación de su sociedad, razón por la cual recibieron una especie de castigo divino en forma de desastres naturales.

Utilizando las tecnologías disponibles a través del sistema Google Ocean, una extensión de Google Earth que permite  la exploración virtual del terreno submarino, un ingeniero aeronáutico descubrió en 2009 lo que aparenta ser una serie de calles y calzadas sumergidas al fondo del Oceáno Atlántico, a mil kilómetros de la costa noroeste de África, cerca de las Islas Canarias. La forma casi perfectamente rectangular del área parece ser un mapa aéreo de la ciudad perdida. La imagen corresponde a las coordinadas 31 15'15.53N 24 15'30.53O. El descubrimiento ha excitado aún más a los especialistas en el tema porque la ubicación de estos vestigios coincide con la localización sugerida por Platón en sus Diálogos.

En su momento Charles Orser, curador de arqueología histórica de la New York State University y consumado experto en la Atlántida, calificó el descubrimiento como fascinante y aseguró que merece ser investigado a fondo. "Este sitio es uno de los lugares más prominentes dentro de la ubicación propuesta para la Atlántida, tal como lo describió Platón. E incluso si resultara ser una estructura geográfica, definitivamente merece una mirada más a fondo". Sin embargo, el tema fue olvidado por la prensa mundial y no se supo más sobre este posible hallazgo.

A la sociedad que construyó y habitó la Atlántida se le concibe como una de las más lúcidas y sofisticadas civilizaciones. Su perfección casi utópica ha servido como una referencia a lo largo de la historia humana cuando se habla de un equilibrio sociocultural y una conciencia compartida proyectada en un armónico y ejemplar funcionamiento. Algunas versiones de la tradición esotérica afirman que Hermes Trimigestus, o Toth, enseñó al pueblo de Egipto algunas lecciones que retomaba de la Atlántida, algunas de las cuales fueron a su vez utilizadas para la fundación de los pilares del ocultismo occidental.

H.P. Blavatsky, una de las iniciadora de la Sociedad Teosófica, afirma que la sociedad que habitó la Atlántida corresponde a la cuarta "Raza Raíz" y que fue sucedida por la Raza Aria. Y contrario a lo que algunas hipótesis históricas afirman, Blavatsky niega que los atlantes fuesen una sociedad militarmente poderosa y en cambio les atribuye una conciencia cristalina y una exquisitez casi irreplicable. Asimismo, maestros como Aleister Crowley y Rudolph Steiner dedicaron ensayos alegóricos y escritos diversos a la memoria de esta legendaria isla. Por otro lado, académicos dedicados al estudio de Mesoamérica atribuyeron durante el siglo XIX una misteriosa conexión entre la ciudad perdida y las culturas maya y azteca.

En resumen, la Atlántida ha sido, además de un ícono de conciencia y lucidez sociocultural, uno de los temas preferidos de múltiples linajes esotéricos, ocultistas y espirituales, que le han asignado un lugar privilegiado en el imaginario colectivo. Y tomando en cuenta todos estos antecedentes resulta fácil de entender la enorme estimulación que genera la posible ubicacion de la Atlántida entre personas alrededor del mundo, pero sobre todo llama la atención el escaso seguimiento que se le ha dado desde que fue anunciado el posible hallazgo, algo que incluso ha favorecido teorías de la conspiración que apuntan a un posible encubrimiento por parte de intereses sombríos.

El cáncer es similar a la vida hace mil millones de años: una regresión evolutiva, según científicos

Por: pijamasurf - 02/08/2011

Un estudio que podría marcar un antes y un después sugiere que el cáncer es una atavismo de un viejo sistema operativo biológico, una regresión por parte de nuestros genes

Astrobiólogos trabajando con oncólogos han encontrado que el cáncer es muy similar a una forma de vida que floreció en la antigüedad hace entre 600 millones y  1000 millones de años. Las implicaciones son sumamente significativas, ya que esto podría implicar que el cáncer es una enfermedad regresiva.

Los genes que controlaban la conducta de estos ancestrales organismos multicelulares todavía residen dentro de nuestras células, manejados por genes más recientes que los mantienen bajo control. Es cuando fallan estos genes controladores más nuevos que los viejos mecanismos toman posesión, y las células se revierten a sus conductas anteriores y se salen de control, de una forma similar a cómo entra un sistema operativo anterior en una computadora cuando el sistema operativo nuevo se pone en riesgo.

Esta nueva teoría proviene de dos de los más respetados astrobiólogos del mundo, Paul Davies,  director del Beyond Center  for Fundamental Concepts in Science  y Charles Lineweaver de la Universidad Nacional de Australia

"Vida metazoa avanzada de la forma que conocemos, o sea organismos con especialización celular y diferenciación de órganos, fue precedida por colonias de células eucariotas en las que la cooperación celular era  bastante rudimentaria, consistiendo de redes de células adherentes intercambiando información químicamente y formando ensambles autoorganizados con apenas una división de labor moderada", dicen los científicos en un artículo publicado en la revista Physical Biology.

Esto hace que Lineweaver piense que el cáncer es un atavismo, una especie de regresión evolutiva:

"A diferencia de las bacterias y los virus, el cáncer no ha desarrollado la capacidad de evolucionar a nuevas formas. De hecho, el cáncer se entiende mejor como una inversión de las células  a la forma en la que se comportaban hace poco menos de mil millones de años, cuando los humanos no eran más  que colonias disperas de células solamente parcialmente diferenciadas... Creemos que los tumores que se desarrollan en pacientes con cáncer toman la misma forma que estas estructuras celulares simples tomaron hace más de un millón de años", dijo Lineweaver.

En cierta forma los genes que controlaban estas formas de vida multicelulares primitivas son como el sistema operativo de una computadora en modo seguro y cuando existen fallas o mutaciones en los genes más recientes que manejan la forma en la que las células se especializan e intercatúan para formar la vida compleja actual, los niveles anteriores de programación toman control.

Parte de la evidencia que sustenta esta teoría es que el cáncer aparece en virtualmente todos los metazoos (animales) salvo la extraña rata topo desnuda.

La investigación también sugiere que el cáncer es altamente predecible y es poco probable que emerga espontáneamente a través de la evolución en cada individuo de forma tan consistente. Lo cual nos hace cuestionar los mecanismos psicobiodinámicos que operan en los individuos que tienen cáncer, acaso, aunque esto suene cruel, un atavismo a formas de vida anteriores, una resistencia a evolucionar y al funcionamiento del nuevo sistema operativo.

[Life Scientist]