*

X

Revista científica aplica innovadora técnica de neuromarketing para subir ventas

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/07/2010

New Scientist probó con éxito el uso del neuromarketing, medir las respuestas inconscientes del cerebro con sensores electroencefalográficos para de esta tener un neurofocus gruoup de mayor éxito.

Las compañías hacen lo que sea por lanzar de forma exitosa sus productos y que tú los consumas, nada parece detenerlos con tal de llegar a tu cerebro y a tu bolsillo. Sin embargo, no todos los productos son exitosos, y en el intento de ahorrarse campañas que no logran con efectividad influir en la psique de las masas, se ha desarrollado la que seguramente es la técnica de marketing del futuro, el neuromarketing: apelar directamente a las zonas del cerebro que se encargan de las respuestas emocionales instintivas, generalmente el llamado cerebro reptiliano.

La popular revista británica New Scientist acudió a la empresa NeuroFocus para probar un poco de este innovador acercamiento a la propaganda. Aplicando una serie de sensores electroencefalográficos para capturar las respuestas subconscientes de sujetos a los que se les mostró las siguientes tres portadas del número de agosto, la gente de NeuroFocus identificó claramente la superior en términos de efectividad neurológica, o punch subliminal. Esto fue realizado monitoreando las ondas cerebrales de los sujetos mientras veían cada parte de la portada –se usó también tecnología de eye-tracking.

La ganadora fue la primera de last tres portadas. Aunque todas fueron bien recibidas, como es evidente (todas son muy interesantes). La diferencia estuvo en el nivel de involucramiento emocional y de atención y retención de memoria, en lo cual la primera portada se destacó de sobremanera.

Y los resultados hablan, la edición de agosto fue la segunda más leída del año, representando un 12% de incremento sobre la edición del año pasado en el generalmente flojo mes de agosto.

Esto tiene profundas implicaciones en el oscuro arte de hacer que las personas compren un producto. En el caso de las revistas la portada equivale al diseño de paquete o envoltura en la que se presenta un producto y que busca, utilizando todo tipo de trucos, estimular tanto la recordación como la relación emocional que se forma entre una persona y un pedazo de plástico.

Anterioremente hemos escrito sobre el caso del MKT Ultra, Clotaire Rapaill, un experto en lo que llama neuromarketing reptiliano, en el que se busca detonar los mecanismos del cerebro primitivo humano para generar respuestas automatizadas al ser expuestos a la comunicación de un producto (como esos perros de Pavlov cuando sonaba una campana). Rapaill vende sus servicios a grandes corporaciones que predan el deseo inconsciente del ser humano en el imperio del consumo.

También hemos escrito un poco sobre el neurocinema, que básicamente transpolar los principios del neuromarketing y de la estiumlación craneal a través de impulsos, imágenes y sonidos, para obtener un estado emocional predeterminado. Esto, sobra decirlo, aseguraría que una película fuera un éxito de taquilla, hecha con una formula específica, metahollywoodesca, una especie de acupuntura a distancia para lleva a la mente al estupor palomero.

Vía Nielsen Wire

La próxima nana de tu bebé podría ser un robot

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/07/2010

Como un interesante presagio de lo que pronto será nuestra familiaridad con los robots, estudio comprueba que en la actualidad un bebé percibe a un robot amigable como si fuera un humano

¿Te gustaría que un robot cuidará a tu bebé? Un estudio relizado por la Universidad de Washington nos ha acercado a esa posibilidad en un futuro cercano.De acuerdo con pruebas realizadas por el Instituto del Aprendizaje y las Ciencias cerebrales de esta universidad, actualmente un bebé de 18 meses no distingue a un robot metálico de un humano mientras el androide se muestre amigable. Lo interesante de este descubrimiento es que más allá de la "materia prima" con la que el "otro" esta formado, el bebé, con una conciencia aún no maleada y sin una rígida agenda de prejuicios culturales, determina su criterio de acuerdo a la calidad de la interacción social y no a las características físicas de su interlocutor.

Pero además de este gesto que resulta la némesis de la postura racista o clasista, altamente popular entre los adultos, también resulta interesante el nivel de familiaridad que los bebés de la actualidad pueden manifestar frente a una figura robótica. No es dificil suponer que su información genética ya esta en buena medida alimentada por al menos un par de generaciones que han convivido con la figura de un robot a través de la cultura popular: juguetes, películas, narrativas literarias, entre otros.

En síntesis, este nuevo estudio nos deja dos reflexiones potenciales: la primera es que la calidad humana depende de la calidad de interacción que ofrece esa persona, más allá de su aspecto o de cualquier otro rasgo físicamente percibible, y la segunda, que la próxima nana de tu bebé podría ser un simpático androide llamado "Morphy El Robot".

via PopSci