*

X

La tercera dimensión podría ser sólo una ilusión óptica

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/26/2010

Para sorpresa de nuestra psique cultural astrofísicos plantean la posibilidad de que la tercera dimensión no sea más que una ilusión holográfica

Un nuevo planteamiento pone en jaque una vez más la estabilidad de la psique cultural de la sociedad contemporánea. Y ahora toca el turno al nuestro viejo y querido concepto de la tercera dimensión, emblemático elemento en nuestra relación con el espacio desde hace algunos siglos pero cuya existencia real hoy esta en duda. Partiendo de que esta dimensión no es más que una ilusión holográfica que hemos alimentado culturalmente guiados por una ciencia limitada, un equipo de astrofísicos y expertos en otras ramas del Fermilab (Fermi National Accelerator Laboratory), con sede en Chicago, se ha propuesto comprobarlo.

Pero la idea que propone un modelo holográfico para entender el universo no es nueva. Gente como David Bohm, Stanislav Groff, y Gregory Bateson, entre otros, ya han jugado con la posibilidad de que el diseño universal se manifieste a través de este mágico esquema, así como el de la mente y la conciencia del ser humano:

La teoría del universo como un holograma es predicada a partir de la idea de que el tiempo-espacio no es perfectamente estable sino que muestra irregularidades, o se pixelea por decirlo de un modo más digital, entre más nos acercamos, como una especie de fotografía en baja resolución. Esta premisa también fue planetada por Mandelbrot, el creador de la teoría de los fractales, quien descubrió este extraño comportamiento del universo físico gracias a su intento de medir la costa británica como si fuera un elemento estático. Experimentos recientes en el campo de las física de los hoyos negros han evidenciado que la naturaleza del universo bien podría tratarse de una especie de replicador de ecos holográmicos y en ese sentido que lo que consideramos como "la realidad" no ser más que una emanación fantasmagórica.

De acuerdo con esta misma teoría, el universo existe sólo en dos dimensiones. Mientras que lo que hemos considerado como la tercera dimensión no es más que una ilusión generada por un diálogo entretejido por la relación del tiempo y la profundidad. Sin embargo, no podemos percibir esta falsa existencia de la tercera dimensión pues aún no hemos desarrollado algo que supere la velocidad de la luz e instrumentos que puedan medir sus, aún misteriosos, límites.

Así que ahora, respondiendo al reto de comprobar la naturaleza ilusoria de la tercera dimensión y de prácticamente todo lo que concebimos como real, el equipo de Fermilab, encabezado por el astrofísico especialista en partículas, Craig Hogan, ha comenzado a trabajar en la creación del reloj más preciso que jamás haya construido el ser humano, herramienta que podrá hacer un zoom con tal profundidad en el tiempo que permitrá observar su ruptura con lo cual podría afirmarse que nada de lo que conocemos en el plano físico es real. Lo anterior comprobaría la "falsedad" de la tercera dimensión ya que si esta es un holograma producido por tiempo y perspectiva, su pudiésemos observar el límite del tiempo utilizando un holómetro, algo que jamás alguien ha logrado, podríamos presenciar la mística fragmentación del holograma que todo lo engloba.


via Talking Skull

Usando focos LED para transmitir enormes cantidades de data

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/26/2010

Los LEDs prometen ser eficientes mecanismos de transmisión de información a través de pulsos de luz, muchas veces más veloces que las ondas de radio y mucho menos perturbadores.

Existe una profunda identidad entre la luz y la información.  El fotón y el bit son unidades básicas de la transmisión de contenido en el universo, 0s y 1s, encendido y apagado. Esta relación está por cobrar una nueva dimensión con el desarrollo de tecnología para transmitir data de forma más eficiente que vía ondas de radio e incluso redes de banda ancha.

El profesor de la prestigiosa Universidad de Edinburgo, Harald Hass, tiene todas sus canicas en la luz LED (diodos emisores de luz). Los focos LED, tales que pueden adquirirse en cualquier tienda de autoservicio, son altamente eficientes: en comparación con el 2% de energía aprovechada de foco de luz estándar, los LEDs aprovechan el 15% (de hacer un switch mundial a LEDs se necesitarían 100 plantas nucleares menos).

Además de esto los LEDs están basados en silicio por lo cual pueden ser apagados y encendidos de forma muy veloz, esto  no sólo permite espectaculares pinturas de luz, también hace que sea posible transmitir grandes cantidades de datos a gran ritmo.

Esencialmente los LEDs operan con lo que se llama OFDM (orthogonal frequency division multiplexing), un truco matemático que permite variar la intensidad de la señales de los LEDs, las cuales pueden ser recibidas por sencillos receptores. Un sistema de LED puede transmitir datos a 100 megabits por segundo, una red local Lan sólo llega a 50 megabits por segundo y la banda ancha actualmente está en alrededor de 10 MB llegando a veces hasta 50 MB. Sin embargo, dice Haas, la idea es que los LEDs puedan transmitor hasta 1 GB por segundo. Las luces pueden estar ahí enfrente de ti iluminando tu escritorio mientras están transmitiendo montañas de datos sin que lo percibisas ya que van a un ritmos tan veloz que son imperceptibles para el ojo humano.

Esto podría reemplazar a la banda ancha de una forma limpia. Además los focos LED transmiten datos sin usar ondas de radio. Esto es importante ya que se pueden usar para transmitir data entre escaners de resonancia magnética y computadoras, algo que, debido a los campos magnéticos de algunos aparatos, es imposible con ondas de radio. Se podrían usar, también, para transmitir data en plataformas petroleras y de gas donde no se usan ondas de radio, ya que éstas pueden provocar incendios. La luz, en cambio, es intrínsecamente segura.

Otras aplicaciones podrían darse para prevenir accidentes al usar faros LED en automóviles que transmitan señales como parte de sistemas de prevención de choques entre vehículos o para proveer servicios de internet en aeronaves sin que las ondas de radio interfieran con la operación de la aeronave.

Vía The Guardian