*

X

Escalera al cielo: hombre escala a mano torre eléctrica de 538 metros

Por: pijamasurf - 09/17/2010

Vértigo laboral: ¿Serías capaz de trepar a una torre eléctrica de 538 metros para supervisar la instalación? Un ingeniero lo hace y al parecer mantiene una completa tranquilidad.

Todos enfrentamos periódicamente retos laborales que nos hacen estremecer pero que encaramos recurriendo a nuestras capacidades y que con un poco de suerte logramos sortear con éxito. Sin embargo, escalar a mano una torre eléctrica de más de quinientos metros parece una tarea impregnada, literalmente, de vértigo laboral. Tal es el caso de este ingeniero electrónico que debe realizar una supervisión de la instalación de dicha torre.

Esta torre eléctrica alcanza los 530 metros de altura y supera por mucho el tamaño de míticos edificios como la Torre Eiffel en París, el Empire State en Nueva York e incluso la Chicago Sears Tower, la que por mucho tiempo estuvo considerada como el edificio más alto del mundo. ¿Pero te imaginas escalar a mano una estructura de ese tamaño, con plena y periódica conciencia psicovisual de lo que estás haciendo?

 

Máquina que recicla ruido ambiental gana premio de nueva música

Por: pijamasurf - 09/17/2010

Sin añadir a la ya saturada gama sonora de la vida moderna, "El Órgano de Corti" recicla el sonido existente y lo transforma armónicamente.

Un proyecto que conjuga el arte y la ecolología sonora ganó el New Music Award en Londres, Inglaterra, recibiendo 50 mil libras esterlinas al capitivar grácilmente la atención de los jueces. "El Órgano de Corti", llamado así por la parte del oído interno que contiene células auditivas, usa cristales sónicos para reciclar el sonido existente y armonizarlo.

Sus creadores, el músico David Prior y la arquitecta Frances Crow, señalan que el aparato filtra el sonido cuando se encuentra expuesto al ruido del tráfico, por ejemplo, creando sutiles armonías cambiantes que reflejan el sonido original y la posición en el espacio del oyente. Los jueces se impresionaron por la "pureza quieta de la idea", que no añade más sonidos al ya saturado espectro sonoro del mundo actual, sólo utiliza lo que ya existe de una manera discreta y gentil.

El proyecto disecretamente cumple con la alquimia verde necesaria para las grandes ciudades, al procesar la contaminación sonora y transmutarala en un sonido ambiental armónico que contribuye a relajar la psique de los habitantes de una ciudad.

Más información en The Guardian