*

X
Un prestigiado científico de la Universidad de Ámsterdam propone a la gravedad como una fuerza ilusoria; quizá un simple pero sofisticado truco cósmico.

 

 

La aparente contundencia de la gravedad podría no ser más que un sofisticado truco cósmico, una jugarreta de inteligencias superiormente abstractas, frente a la percepción del ser humano. Una especie de show provocado por las venerables leyes de la termodinámica. Si imaginamos que hay dioses o entidades superiores frente a quienes representamos una especie de diminuta obra teatral y que ellos se divierten con nosotros, sin duda la gravedad, como una ilusión preprogramada que afecta permanentemente nuestro comportamiento físico, debe causarles hilarantes carcajadas.

“Para mí la gravedad no existe”, asegura Erick Verlinde, un respetado teórico cuántico y profesor de física en la Universidad de Ámsterdam. Haciendo tambalear la lógica acumulada durante más de 300 años de prácticas científicas, su estudio titulado «Sobre el origen de la gravedad y las leyes de Newton» pone en tela de juicio la existencia de una de las fuerzas naturales menos cuestionadas a lo largo de la historia.

El punto no es que si nos tiramos de un séptimo piso no vayamos a caer, sino que la ciencia ha interpretado la gravedad desde una óptica errónea pues no existe por sí misma y en cambio representa una simple detonación de algo más básico, algo a partir de lo cual la gravedad emerge como aparente fuerza. En síntesis mantiene una dinámica similar al mercado de valores: no tiene por sí mismo una existencia sino que es el resultado del comportamiento colectivo de miles de inversionistas.

Este innovador acercamiento al concepto de la gravedad podría destrabar algunos de los obstáculos que han desquiciado a la ciencia en las últimas décadas, arrojando luz a elusivas respuestas que buscan gestarse frente a conceptos como el de la energía obscura, que denota un comportamiento antigravitacional que simula una aceleración en la expansión del universo, o el de la materia obscura o antimateria, material supuestamente necesario para mantener la unión de una galaxia.

[NY Times]

El hijo de Osama bin Laden busca romance con celebridades de Hollywood

Por: pijamasurf - 07/16/2010

Recientemente divorciado, Omar bin Laden buscar tener un poco de acción con las starlets de Hollywood, especialmente se siente atraído por Drew Barrymore.

Hijo de uno del terrorista más famosos del mundo, Omar bin Laden, busca salir de la sombra de su padre y obtener un poco de acción con las lindas chicas de la industria del entretenimiento de EUA. Especialmente, el galán árabe, recientemente soltero, está interesado en la dulce Drew Barrymore a la que considera la más linda de todo el aparato hollywoodense. También le gusta lo que puede hacer Madonna, a quien complementa por sus habilidades como bailarina a sus más de 50 años.Omar, de 29, se acaba de divorciar de una mujer que le sacaba 25 años, así que seguramente conoce algo de mujeres maduras.

Omar bin Laden le dijo a The Sun que extraña la figura paternal de Osama, pero que el personalmente no tiene la misma ideología que su padre y busca desmarcarse de éste. Pese a que muchos pensarían que este aspirante a playboy de las estrellas no tiene muchas oporunidades, hay que recordar que la familia bin Laden tiene una importante fortuna, formaron parte del grupo Caryle, y si eso falla tal vez pueda recurrir a sus relaciones con la familia Bush, viejos amigos, para intentar conectar algo.

Vía Huffington Post