*

X

Joan Ginther, la mujer que ha ganado 4 veces la lotería

Por: pijamasurf - 07/08/2010

¿Es Joan R. Ginther la mujer más suertuda del mundo? Esta mujer nacida en Texas ha ganado más de 20 millones de dólares en 4 ocasiones diferentes, algo que va contra toda probabilidad.

Más allá de los límites lógicos de la probabilidad, Joan Ginther ha ganado la lotería 4 veces sumando un total de 20.4 millones de dólares. Este lunes, la mujer de 63 años, apareció en las oficinas de la lotería en Austin, Texas para reclamar 10 millones, el premio máximo. Esta fue la tercera vez que ganó comprando un boleto en una tienda de su natal Bishop, Texas, y la segunda en el Times Market. El dueño de la tienda Bob Solis, quien se ha llevado una generosa comisión, dice que su tienda "tiene muy buena suerte".

Ginther ganó por primera vez 5.4 millones de los 11 de la lotería de Texas en 1993. En esa ocasión optó por un pago de 27o mil dólares por 19 años. 13 años después Ginther ganó 2 millones más con un boleto de 30 dólares que había comprado en el local Diamond Shamrock. Dos años después gano 3 millones comprando un boleto en el Times Market.

La lotería estatal no calcula las probabilidades que se tienen de ganar la lotería en repetidas ocasiones, pero sobra decir que Ginther es un caso entre millones y millones.

¿El más feo es el más grande? Wal-Mart es la mayor empresa del mundo

Por: pijamasurf - 07/08/2010

Fortune 500 ubica a Wal-Mart como la empresa más grande del mundo; la cadena de supermercados es famosa por sus denigrantes prácticas comerciales y laborales

Al parecer resulta cierta la ecuación que dice que la poca ética empresarial es proporcional a la rentabilidad de una corporación. El hecho de que una empresa que ha forjado una fama internacional alrededor de denigrantes prácticas mercantiles y laborales contra sus empleados, sus proveedores, sus competidores y, claro, sus clientes, se ubique en el primer lugar como la empresa de mayor facturación en el mundo, debería ser suficiente para propiciar una crítica profunda al actual sistema financiero.

La gigantesca cadena estadounidense de supermercados desbancó a la no menos obscura petrolera Shell, en el primer sitio de la lista que publica anualmente la revista Fortune 500 con las empresas más grandes del mundo de acuerdo a su volumen de facturación y rentabilidad. Resulta que en el último año Wal mart facturó más de 408 mil millones de dólares que se tradujeron en beneficios de más de 14 mil mdd.

Wal Mart se ha distinguido por cuestionables prácticas laborales con sus empleados, destacándose como uno de los peores lugares para trabajar en el mundo. Pero su poco ética filosofía de mercado también victimiza a sus proveedores, frente a quienes establece precios por debajo del valor real de sus productos, pero a la vez, al poseer grandes porciones de los mercados locales, sabe que los proveedores no podrán abstenerse de abastecerlos.

Entre otros de sus sombríos recursos estratégicos, esta la famosa táctica de la tenaza: cuando Wal Mart aterriza en un mercado local, establece supermercados cercanos entre sí, y que rodeen a la competencia, con el propósito de aplastar a sus contrincantes. Una vez que ha propiciado el cierre de establecimientos competidores, simplemente cierra la tienda que menos factura y se queda controlando la zona con su sucursal que sobrevive. También, al estrenarse en un mercado local, esta cadena baja sus precios a un nivel lejano a cualquier margen rentabilidad. Con ello, literalmente revienta a la competencia que no puede ofrecer los mismos precios ya que no cuenta con el subsidio del capital corporativo de Wal Mart. Una vez que el resto de los establecimientos se ha visto forzado a cerrar sus puertas por no poder competir, los señores de Wal Mart simplemente elevan sus precios una vez limpiado el terreno.

Frente a las críticas y denuncias masivas, Wal Mart siempre recurre a un argumento que, si se reflexiona con detenimiento, resulta de gran cinismo. Frente a las acusaciones de desestabilizar los mercados locales la cadena afirma que, a cambio de prácticamente monopolizar dichos mercados, genera miles de empleos (actualmente hay más de dos millones de empleados suyos alrededor del mundo). Sin embargo, hay estudios que han comprobado que tras sus salvajes prácticas comerciales frente a los competidores, supermercados locales, pequeñas tiendas de abarrotes, etc, por cada empleo que la cadena genera se pierden tres empleos dentro de la comunidad local.