*

X
Aprovechando la realidad virtual científicos explorarán el territorio de Marte tras un “viaje” de 250 días hacia el planeta rojo dentro de un simulador; el proyecto se llama Mars500

Al parecer más allá de la pronografía en 3D y los juegos de realidad virtual, los científicos no quieren quedarse fuera de la diversion metasnesorial que proveen las actuales tecnologías de la simulación. Por ello un grupo internacional de investigadores ha anunciado su próxima expedición virtual a Marte en una misión que busca familiarizarnos con el esters físico y psicológico que padecen los astronautas durante sus largos viajes a la órbita de este planeta.

Equipados con videojuegos, comida, libros, y algunos juegos de mesa, los científicos abordarán su nave virtual dentro de un VR room y no saldrán de ahí hasta que haya finalizado su misión en noviembre de 2011 tras una travesía de 250 días hacia el planeta rojo, 40 días de exploración marciana, y 230 días en el trayecto de regreso a la realidad planetaria.

Operado por el Instituto de Problemas Médicos y Biológicos, con sede en Moscú, el equipo de investigadores estará integrado por expertos de las agencias espaciales de Europa, Rusia, y China. Los miembros de esta expedición virtual trabajarán ocho horas diarias en análisis experiencial y acumulación de data, tendrán los fines de semana libres, y deberán ejercitarse al menos dos horas diarias para evitar el atrofamiento de los músculos corporales (a pesar de esto sólo podrán tomar una ducha a la semana por lo que auguramos un buen cocktail aromático al interior del tanque virtual, lo cual, actuando sobre la bioquímica, quizá podría disparar una segunda realidad virtual, como dejavu re-loop).

Hasta ahora, a unos años de haber iniciado la llamada era de la simulación, probablemente esta sea la experiencia virtual más larga a la que se hayan sometido un grupo de personas (más allá de la vida misma) y seguramente arrojará interesantes conclusiones colaterales en torno a la exploración virtual y sus efectos en la psique humana.

La realidad virtual o VR es un término que aplica a la simulación computarizada de entornos que podrían catalogarse como"reales". Por lo general esta tecnosimulacion es meramente visual, utilizando pantallas de computadora y dispositivos esteroscópicos, aunque en su faceta más avanzada involucra también información sensorial (táctil) que provoca una ilusión rádicalmente "real" en la transmisión informativa del cerebro, como una especie de oasis prediseñado que actúa contundentemente en un plano neuroconectivo.

Via Information week

Te podría interesar:

Betelgeuse y la cíclica probabilidad de un Apocalipsis

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/03/2010

La gigantesca estrella Betelgeuse podría convertirse en supernova, explotando en los próximos meses y arrasando con la Tierra; con ello la seducción humana frente al fin del mundo se renueva una vez más

Como un episodio más de ese largo e intrigante coqueteo entre la psique colectiva del ser humano con una latente probabilidad del fin del mundo, aparece la apocalíptica luminosidad de Betelgeuse y su posible transformación, mediante una magna explosión, en una supernova.

Ya sea a través de guerras galácticas, pandemias, cataclismos varios, o fines de ciclo dictados por ancestrales calendarios, no deja de llamar la atención la hipnótica seducción que nos genera, a la raza humana, la perpetua posibilidad de que llegue el fin de todo aquello que conocemos. Pero ¿A qué se debe esta atracción, casi sexual, de la humanidad frente a un incierto pulso apocalíptico? Sin duda esta interrogante requeriría de un ensayo completo para generarle una posible respuesta quizá pronto publiquemos algo al respecto pero por ahora nos limitaremos a informar sobre esta nueva y virtual amenaza.

Aparentemente se han desatado rumores de que en los próximos meses Betelgeuse podría explotar, lo cual probablemente implicaría la súbita destrucción de nuestro planeta. Esta, una estrella de monumentales proporciones, famosa por su penetrante color rojizo y su destellante luminosidad (es la novena estrella más brillante de nuestros cielos) a pesar de sus bajas temperaturas, podría mutar en una elegante y devastadora supernova, capaz de arrasar fácilmente con algunos de los cuerpos protagónicos de nuestro sistema solar, incluida la Tierra.

En caso de que esta seducción apocalíptica finalmente se cristalizara y efectivamente Betelgeuse mutará en una supernova a través de una mega explosión, seríamos testigos de uno de los eventos más dramáticos en la historia de la humanidad y, en opinión de algunos, el espectáculo sería devastador para la existencia material de nuestro planeta. Sin embargo, también hay otros especialistas que más allá de un riesgo cataclísmico, creen que lo más probable es que podríamos observar, desde una de las primeras filas, el más majestuoso despliegue de pirotecnia cósmica jamás presenciado por un ser humano. Y esto en el caso de que realmente se concrete la explosión, algo probable "en cualquier momento durante los próximos mil años".

Ubicada a 495 años luz de nuestro planeta y miembro de la constelación de Orión, Betelgeuse es una estrella “vieja”, aún dentro de los parámetros cósmicos, tomando en cuenta el actual estado de su desarrollo evolutivo. Es decir, ya ha agotado el combustible de su núcleo que le proporciona energía al resto de su masa (a través de un frenética pero equilibrado fusión de hidrógeno), lo cual se ha manifestado en un crecimiento a dimensiones suficientes para ser considerada una estrella “supergigante”. Además de considerarse como la novena estrella más brillante, también se le adjudica el título de la novena estrella más grande de nuestro universo.

Vía talking skull