*

X

Apophis, el asteroide que podría impactar la Tierra

Por: pijamasurf - 12/19/2009

Una animación del Jet propulsion Lab muestra al asteroide que tiene probabilidades de impactar nuestro planeta en 2029

Existen múltiples objeto no identificados rondando las orbitas cercanas a la Tierra que podría eventualmente impactarla. Sin embargo, de acuerdo con los más recientes cálculos, el asteroide Apophis pasará, en 2029, a 18,300 millas de la superficie de nuestro planeta, es decir la menor distancia que nos ha separado de uno de estos objetos.

En 2004 científicos calcularon que Apophis tendría un 2% de probabilidades de impactarnos. Sin embargo, estudios más precisos realizados este año han disminuido esa probabilidad a 1 entre 250,000. El Jet Propulsion Laboratory produjo una animación en la que se puede observar, desde el punto de vista del asteroide, lo cerca que pasará de nuestro planeta. El impacto de un cuerpo espacial es una de las muchas variables de cataclismos pop que el podríamos enfrentar en las deécadas por venir.

asteroid-hits-earth

El hombre que se cayó a 1800 metros y sobrevivió

Por: pijamasurf - 12/19/2009

El camarógrafo James Boole se cayó desde una altura de más de 1800 metros mientras grababa un performance de sky diving y sobrevivió para contarlo

James-Boole-001

Dicen que jamás se llega temprano o tarde a la muerte, el último respiro se tiene sólo en el momento preciso. James Boole es un videdocumentalista aéreo que luego de 12 años de experiencia y 2500 saltos, documentaba una secuencia de sky diving, algo cotidiano en su trabajo hasta el momento en que confirmó que se encontraba a 3 segundos de tocar el suelo y aún no había activado su paracaídas. La sesión se realizaba sobre la región de volcanes en Kamchatka, Rusia, y las condiciones climáticas, entre la nieve y el humo que exhalaban los volcanes, dificultaba mucho la visibilidad, y por lo tanto el calcular tu distancia con el suelo. James cayó desde una altura de casi 1,900 metros, pero ese no era su momento: sobrevivió.

"Estaba muy concentrado en filmar y para medir distancias necesitas de ambos ojos, la blancura de la nieve en el volcán era tal que hacía prácticamente imposible calcular cuánto me separaba del piso, todo lo que podía ver era blanco. De pronto percibí la textura del hielo y la nieve, eso indicaba que me encontraba a escasos dos o tres segundos de la superficie. El terror se apoderó de mí corazón y de mi estomago. la más obscura de las obscuridades. Luego pensé claramente en mi esposa y mi hija de tres meses, y sentí tristeza mientras notaba que mi paracaídas se desplegaba. Lo abrí inconscientemente. como cuando oprimes espontáneamente el freno en tu coche y sientes una sensación de esperanza frente a lo que viene. Apenas se abría el paracaídas cuando me impacte contra el suelo y sentí el golpe en la espalda con la fuerza de un camión. El impacto me dejo inconsciente por unos segundos, luego abrí los ojos y mientras los abría me sentí invadido por dos emociones, la primera era el alivio de haber sobrevivido, la segunda un profundamente obscuro miedo".

Leer la crónica completa de James Boole en The Guardian