*

X
Científicos calculan el número de universos paralelos que coexisten en nuestra realidad multidimensional; con ello se pone un número concreto al principal postulado de la física cuántica que habla de un gran “multiverso”

double_slit_x-ray_simulation_trans-long_05000_ev-june-16-2009

La vida esta hecha de posibilidades, no de absolutos. El entendimiento de esta realidad “posible” por encima de la comsogonía de “lo que es y lo que no es” (la maldición de Hamlet) puede representar el camino más práctico hacia el alivio del espiritú psicosocial. Sí, quizá la felicidad de la sociedad contemporánea dependa en buena medida de lograr entender una “realidad” construida a partir de posibilidades.

La física cuántica, una de las líneas de la ciencia que se ha vuelto profundamente popular en los últimos años, en parte porque se ha dedicado a desbaratar algunos de los principales postulados de la ciencia tradicional (lográndolo a través del mismo lenguaje y juego de realidad que manejan los propios científicos), tiene como pilar teórico la propuesta de una coexistencia entre múltiples universos. Es decir que nuestro universo (nuestro tiempo, nuestro espacio, y nuestra materia) no es más que uno de los múltiples universos que existen de manera simultánea.

Frente a esta afirmación de los universos paralelos algunos se han preguntado, luego de aceptar la teoría como algo posible (haiku paradox): ¿cuántos universos podrían posiblemente existir?

Una pareja de físicos de la Universidad de Stanford, Andrei Linde y Vitaly Vanchurin, se han propuesto calcular el número exacto de universos posibles que existe. Y el resultado es 10^10^16 (no te preocupes lector, en Pijama Surf tampoco sabemos lo que significa esta cantidad). Y de hecho han afirmado que ése es el número de universos posibles que la mente humana podría concebir porque de lo contrario ese número se extiende a 10^10^10^7 universos posibles.

La explicación del cómo llegaron a esta suma es suficientemente compleja para evitar su posible explicación. Sabemos que quizá habrá gente que lea esta entrada, y que posiblemente se pregunte si esta información es del todo relevante. La respuesta es simple: probablemente sí, probablemente no.

Vía Physorg

Maybe Logic

Científicos de la Organización de Investigación Espacial en la India (Isro) presumen haber encontrado pruebas de algún tipo de vida en la superficie lunar

Moon15

La primera misión no tripulada de la India a la luna, Chandrayaan-1, podría haber resultado en uno de los descubrimientos más relevantes en la historia de la investigación espacial. De acuerdo con declaraciones del Director del Isro Satellite Center (Isac), Surender Pal, los instrumentos científicos enviados en la misión registraron señales de materia orgánica en la superficie de la luna. La materia orgánica consiste en compuestos orgánicos que incluyen carbono, el elemento angular en la formación de la vida. Esto nos indica la presencia de algo viviente o la descomposición de algo que en algún momento estuvo vivo de acuerdo a los estándares de las ciencias biológicas. Pal agregó que estas señales fueron enviadas a la res espacial de Byalu, cerca de Bangalore, por el spectometro de masa instalado en el MIP (Orueba de Impacto Lunar) llevada a cabo el 14 de noviembre de 2008. Finalmente concluyó que “el hallazgo esta siendo analizado bajo el escrutinio de científicos del Isro y otros colegas para su validación final. Otros científicos del mismo centro espacial cuestionados al respecto aseguraron, incluso con mayor detalle que Pal, que “se observaron ciertos números atómicos que indican la presencia de compuestos de carbono. Esto indica la posibilidad de la presencia de materia orgánica en la luna”. Algo similar fue observado por la primera misión tripulada a la luna en 1969 en las muestras de tierra lunar extraídas y analizadas en la NASA. Pero aparentemente, por falta de tecnología en el equipo de esos años, no se pudo confirmar este hecho. Vía DNA India