*

X

El "Príncipe Canadiense de la Marihuana" promete ganar guerra de las drogas en EU

Política

Por: pijamasurf - 06/02/2009

Marc Emery, el mayor activista en pro de la marihuana en Canadá, ha fondeado su movimiento con la venta de semillas de ganja por internet; ahora podría ser extraditado a Estados Unidos, pero jura seguir luchando y ganar la guerra de la legalización

1-marc-emery-prinicpe-de-la-ganja Marc Emery ha construido una imperio alrededor de la marihuana, pero es un príncipe generoso y utiliza su fortuna para financiar una fuerte campaña en favor de su legalización. Sin embargo, prontó podría cambiar de trinchera y seguir su lucha dentro de una cárcel estadounidense.

Emery, el máximo activista en pro de la legalización en el continente americano para algunos, es el capo canadiense más buscado para Estados Unidos y uno de los 50 del mundo para la DEA, y podría ser extraditado para servir una condena de 5 a 8 años en una cárcel de Seattle.

Psicodélicamente nacido en Londres (Ontario), a los 17 años compró una librería (City Lights) con dinero de un negocio de comics y dejó la escuela siguiendo el mantra de Tim Leary: turn on, tune in, drop out. Inició su carrera política desde los 22 años, en Ontario y en 1993 se mudó a la "Nueva Amsterdam": Vancouver donde fundó una revista y un canal de TV alrededor de la marihuana.

1-marc-emery-principe-de-la-marihuanaEn los 90s el negocio de las semillas de marihuana, algo que creció de la mano del internet, era bastante nuevo y Emery creó un pequeño imperio, ganando hasta 2.6 millones de dólares al año y vendiendo en total cuatro millones de semillas, tres cuartas partes de ellas a Estados Unidos.

Según Estados Unidos su negocio de semillas de marihuana se ha traducido en la cosecha de más de 2 mil millones de dólares en plantas de marihuana.

El dinero que gana Emery es invertido en financiar su campaña en pro de la legalización. Emery ha sido tres veces candidato a la alcaldía de Vancouver.

El Principe de la Ganja ha aceptado declararse culpable de un cargo, a condición de que la fiscalía renuncie a los demás cargos que enfrenta. Emery ha sido arrestado más de 20 veces.

Incluso ha coqueteado con la idea de martirización política (a la Martin Luther King) en pro de la marihuana: "Morir como víctima de la crueldad del estado, realmente ayudaría a una persona como yo. la forma en la que mueres es muy importante".

Entrevistado en su café y estudio de Pot Tv, en medio de rock psicodélico y chicos fumando marihuana, The Vapor Lounge, El Príncipe Verde aclara:

"Tenía una muy buena razón para vender las semillas. Quería ganar la guerra de Estados Unidos con las drogas".

La música que Marc oye cuando fuma ganja: Leonard Cohen, Kraftwerk, Led Zeppelin, Jimi Hendrix, Talking Heads, John Lennon.

Canada´s Prince of Pot vows to win US war on drugs

Pot Tv

Cannabis Culture Magazine

Marc Emery en Facebook

Te podría interesar:
La Dra. Yolanda Meyenberg escribe sobre las mejores opciones ante el desencanto político mexicano: la utilización de internet como una nueva arma ciudadana

voto_en_blanco-730039

A pocas semanas de un proceso electoral sin pena ni gloria, en México sucede un fenómeno interesante: mientras los partidos tratan de convencer a la ciudadanía de ir a las urnas --usando para ello los métodos más absurdos-un grupo cada vez mayor de ciudadanos se encuentra promoviendo que se deje de ejercer el derecho a votar o se anule el voto.

Este fenómeno se conoce en el país como el voto blanco y lleva detrás de sí un motón de cosas. La primera pregunta que se me ocurre es por qué después de que a los mexicanos nos costó tanto que se reconociera nuestro voto tal y como lo depositamos en las urnas, sin fraudes ni manipulaciones, ahora queremos tirar, sin más ni más, ese derecho a la basura.

Las razones que vienen a mi mente son muchas: desilusión, hartazgo, impotencia, asco, valemadrismo, ignorancia, desesperación. El problema es que la mediocridad, el cinismo y el exceso de ambición de los políticos nos deja pocas o nulas opciones de elección, como quien dice, no hay a quien irle.

Es cierto, la parranda democrática terminó y nos dejo una resaca que no nos la quita nadie, pero ¿es el voto blanco la solución a la cruda política que vive el país? Sería bueno saber qué se gana con eso.

Pensemos que el 5 de julio el porcentaje de votos válidos es muy bajo, que ganó el voto blanco, y seamos realistas, eso no va a despojar a las Beatrices Paredes, a las Josefinas Vázquez, a los Alejandros Encinas de sus cómodos asientos en San Lázaro, sólo los va a hacer más vulnerables ante otros grupos, como los de la delincuencia organizada, que lo que quieren es cargarse a todos y tomar por su cuenta el control del país.

Otra cosa en la que hay que pensar es quién se va a hacer cargo de lo que pase después, estos grupos que promueven en voto blanco son, hasta cierto punto, anónimos. Sí, en la red aparecen nombres y fotos de los líderes de las redes, pero ninguno es de carne y hueso ni tiene ninguna clara idea de lo qué sigue. Los mexicanos somos eternos defensores de las causas perdidas, que abandonamos cuando se termina el adrenalinazo. No ir a votar o anular el voto es más fácil que estarle marcando el paso a los políticos para que hagan bien su chamba, pero mostrar así un justo descontento, no los va a hacer menos corruptos, demagogos e ineptos, ni nos los va a quitar de encima. La solución está en otro lado, es más complicada y demanda más trabajo de nuestra parte.

A través de la experiencia de la campaña de Obama sabemos que el internet es una poderosa arma política para los ciudadanos, hay que usarla para balconear a quienes sólo buscan un cargo público para hacer negocio. Si los ciudadanos hacemos ese trabajo, en el 2012 para las elecciones presidenciales, tendremos más posibilidades de exigir mejores candidatos y propuestas que no sean puro bla, bla, bla, pleitos o descalificaciones.

Mi postura es NO al voto blanco. Ni modo, hay que buscar a los menos peores y tratar de seguirles la pista. Si estamos sobre de ellos, evidenciando su incapacidad, los partidos tarde o temprano tendrán que reaccionar y proponer mejores alternativas.

No votar o anular el voto es como tirar la toalla y dejarles el campo libre a todos esos que alucinamos para que hagan lo que les dé la gana, aun sin nuestro apoyo, el voto blanco no resuelve el problema, en todo caso lo pospone o lo hace más grave. Hay que pensar en esto antes de navegar con la corriente. Colaboradora P.S.: Dra. Yolanda Meyenberg, Investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales, UNAM. Elecciones 2009 en México: abstención, anulación, o participación a debate